Hyde Park, Bill Bruford y un solo de batería en Woodstock

Últimamente he estado escuchando bastante a King Crimson, uno de mis grupos cabecera. Todavía recuerdo, Marta, cuando por mi 21 cumpleaños me regalaste el fantástico “Lark’s Tongues in Aspic“. Vaya regalo raro te pedí, eh? Violines, mellotrones, bajos oscuros, guitarras extravagantes… Era el primero de muchos discos progresivos/psicodélicos que devoré por aquella época.

Un hallazgo el montaje que he encontrado en el prodigioso YouTube. La formación inicial de los Crimson abre un concierto de los Rolling Stones en Hyde Park. 650.000 personas abarrotaban el parque. Corría julio de 1969. John Lennon había declarado que In The Court of the Crimson King era el album más importante de ese año. Aquel concierto en el pulmón de Londres significaba la presentación de la nueva formación de los Stones tras la muerte de Brian Jones, con un Mick Taylor que abandonaba los Bluesbreakers de John Mayall para liderar las guitarras de los mejores años stonianos. King Crimson emergieron en el panorama del hard rock con 21st Century Schizoid Man.

Pero no es de esto de lo que quería hablar en este post. Los fans de King Crimson amamos especialmente sus álbumes de 1973-1974, o lo que es lo mismo: Lark’s Tongues in Aspic, Starless and Bible Black y Red. Al escuchar de nuevo la famosa trilogía he redescubierto los sonidos de Bill Bruford, batería que participó en los mejores álbumes de Yes (Fragile y Close to the Edge), y que en el rey carmesí le supo aportar a la guitarra de Robert Fripp un toque exótico y muy especial.

Bill Bruford no es un tipo que aparezca destacado en las listas de bateristas más importantes de la historia del rock. Sin embargo, se le menciona siempre como uno de los más influyentes. He estado repasando alguna de esas listas que hay por internet, y en la mayoría coinciden John Bonham, Keith Moon y Neil Peart de Rush entre los primeros (vaaale, aceptamos barco, son ciertamente mejores…). Bill Bruford lo máximo que se acerca es al noveno lugar… Pero, ¿qué pasa con canciones tan deliciosas como “One More Red Nighmare” o “The Talking Drum” ?… Lo cierto es que nunca tuvo un solo por el que ser recordado…

Algo que sí tuvo John Bonham y su célebre Moby Dick, incluido en el segundo album de Led Zeppelin. También Ian Paice, que con The Mule eclipsaba de manera apoteósica a Blackmore y compañía en uno de los directos más brillantes de la historia del rock, el “Made in Japan” de Deep Purple. Tal vez sean estas dos canciones las más repetidas por los aficionados a la batería como los mejores solos de la historia.

Lo más sorprendente de estas listas es que faltan mis dos bateristas preferidos de todos los tiempos. Robert Wyatt, de Soft Machine; y Michael Shrieve, de los primeros Santana. El solo de éste último en la mítica Soul Sacrifice es uno de los momentos más memorables del concierto del mexicano en Woodstock 69. Y sin duda, mi solo de batería favorito de siempre.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

3 comentarios to “Hyde Park, Bill Bruford y un solo de batería en Woodstock”

  1. mar Says:

    Pues si…qué seria de un batera sin su solo histórico?, pero algo que me desconcierta un poco son esas listas que hacen por ahi…algunas me parecen absurdas y no sé en qué se basan para poner a un músico o a una banda por encima o debajo de otra…si todo esto es algo tan subjetívo como que a mi Bruford (dentro o fuera de K.C) puede resultarme mil veces más emocionante que otros como Aynsley Dunbar o Colin Allen (…por decir), ¿quien me lo puede a discutir?.
    Supongo que cada cual debe hacerse sus propias listas…porque como tú dices ¿qué hay de ese lisérgico cabalgar de bateria en One more red nighmare…?, si es que por segundos soy capaz de situarme en un asiento de un avion y sentir el pánico. Sinceramente después de ese tema, no necesito ningún lucimiento en solitario de este tio, ni conocer su puesto en ninguna lista.
    La verdad es que la historia de la música es bastante déspota para con quienes la construyen…pero la triste realidad es que no todos los músicos gozan del mismo espacio para su gloria.
    Muy a menudo cuando escucho un clásico con especial atención reparo en bajistas, saxofonístas o por supuesto baterias sobre los que apenas he oido mención distinguida y que me parecen brillantes. Todos esos que mencionas me parecen monstruosos, pero Bruford no es una excepción y me parece perfecto que nos lo recuerdes.

    Saludos.

  2. Roy Ibanez Says:

    Mil gracias, Mar. Aprecio mucho tus comentarios.
    Estoy de acuerdo contigo en que Bruford es capaz de transmitir mucho más con muy poco que toda la discografía de Aynsley Dunbar junta.
    Este Dunbar me hace recordar que tengo que desempolvar algunos cedés del gran Zappa. Era el batería del “Chunga’s Revenge”, el primer disco que tuve Zappa, y eso me hace tenerle cierto especial cariño.
    Un abrazo.

  3. mar Says:

    Tampoco he querido decir que Dumbar me parezca un bateria mejor o peor…sólo era por citar un ejemplo. Queria decir que en la música, el ránking de unos y de otros, es algo tan personal como un cepillo de dientes y por eso esas listas aunque puedan resultar curiosas, para mi no contienen ninguna verdad universal.
    En fin…aprovecho para felicitarte por las entradas de tu diario musical, que me parecen muy buenas y muy respetuosas para con los clásicos, y si, desempolvemos viejos discos, eso es algo que me gusta.

    Un abrazo ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: