Vete a tomar por el culo, Bush!!!!!

Espetando esa frase terminó el conciertazo de Neil Young hace unos días en el Rock in Rio 2008 en Madrid. Habían sido más de 2 horas de excitación y actitud rockera auténtica. Tras despedirse y abandonar el escenario por unos cinco minutillos, el canadiense volvió con un bis mítico: el A Day in The Life de The Beatles más bestia que he oído jamás. Su guitarra sonó enfermiza y distorsionada hasta el paroxismo. Supongo intentaba denunciar el caos mundial actual a través de una de las canciones que mejor describen el absurdo y la sinrazón informativa en la gente de a pie. Después de casi 10 minutos de locura agitando con su guitarra los acordes del clásico beatle, empezó a morder las cuerdas de acero de su Gibson hasta romperlas, golpeó uno de los micrófonos con la guitarra y terminó cogiendo un teléfono rojo que presidía el escenario desde el principio del concierto (y que nadie acertábamos a saber qué hacía allí) para gritar desaforadamente al otro lado de la línea: “¿Bush? ¿Bush? ¿Bush?” Al no recibir respuesta mandó a la mierda al presidente de los USA: “Fuck you, Bush”. Y el teléfono quedó roto sobre el suelo del escenario mientras el bueno de Neil se despedía sonriente y agradecido brazos en alto.

Fue el final perfecto. Un chute de energía y compromiso de futuro inconformista. En el entorno perfecto, un Rock in Rio que proclama un mundo mejor. La catarsis perfecta entre un público totalmente entregado y el hippie de Toronto, que no defraudó a nadie.

La verdad es que tenía muchas ganas de verle en directo. Incluso a pesar de sus sesenta y dos tacos y de que los excesos le han llevado a un estado de salud endeble (hace relativamente poco en 2005 un aneurisma le dejó ligeramente tocado). Pero por lo demostrado en el escenario se mueve como nadie, se deja la piel en cada riff y sigue manteniendo fuerte su voz personalísima. Por momentos pareció poseído por el mismísimo espíritu de Woodstock y quería retrotraernos a aquel mítico agosto del 69 e incendiarnos con su rock violento. Muchas jóvenes promesas del rock actual (tipo Arctic Monkeys, The Strokes, The Killers, Wolfmother, Black Mountain…) podrían aprender de la actitud encima del escenario de esta bestia rockera sexagenaria.

De un concierto para la historia destaco el fantástico comienzo con “Mr.Soul” de su época con Buffalo Springfield, la quebradiza “The Needle and the Damage Done” y el banjo de “Old Man” del Harvest, el country inconsolable “Too Far Gone” de ese gran disco de los 80 que fue Freedom, “Love and Only Love” una de sus mejores canciones de los 90 del Ragged Glory que inmortalizó durante más de 10 minutos y pasó a convertirla en un himno, una larguísima aunque maravillosa “No Hidden Path” que no conocía de su último disco Chrome Dreams II, y cómo no, mi preferida de siempre “Hey Hey My My (Into The Black)”.

Se echaron en falta clasicazos como Southern Man, Rockin’ in the Free World, Cowgirl in the Sand, Like a Hurricane, Cortez the Killer, PocahontasPero qué cojones, el concierto fue de 10. Esperemos que regrese pronto.

Un último detalle, después de ver los resúmenes en TVE y los vídeos de La2 subidos en YouTube tengo que decir que los comentarios de Toni Garrido y Ángel Carmona me parecen lamentables y que estropean el conjunto . Por Dios, dejen de hablar gilipolleces mientras suena auténtico rock&roll!!!

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: